Ricardo Wiesse: “Saco al ser humano de mis paisajes porque no tengo atracción por lo grotesco”

El pintor, uno de los artistas más importantes de la plástica peruana, explica el sentido de una vida ensimismada con los paisajes.

Ricardo Wiesse
Foto: Raúl García

En el taller del artista Ricardo Wiesse solo se escucha su respiración de 64 años y el rumor del inmenso y nublado mar del Pacífico que se ve a través de un ventanal. Son las cinco de la tarde, pero aquí no parece existir el tiempo.

No es solo una sensación. Después de más de cuatro décadas aislándose en huacas, desiertos, montañas y playas del Perú y sumergiéndose en el silencio de su taller, Wiesse escribió para su última exposición, Década reciente, que aspira a reivindicar “las virtudes del trabajo sin plazos, trabajo lento, único, particular”. Aquí, en esta casona sobre el acantilado de Barranco —de espaldas a la ciudad, a la modernidad, a los horarios fijos—, el tiempo se hace presente de otra manera. Está en las tres acuarelas que Wiesse ha ensayado desde el mediodía con colores ocres sobre cartulinas, en las veintitrés que ha acumulado en los últimos días y que tiene extendidas en el suelo de madera, en todos los paisajes figurativos y abstractos de mediano formato —los grandes pertenecen principalmente a la Galería Forum, el Museo de Arte de Lima, bancos y universidades— que después de más de cuatro décadas y decenas de exposiciones llegan a cubrir las altas paredes y pasadizos de su estudio.

Wiesse dice que no trabaja. Se define constantemente como un gozador, como un hombre que tuvo la suerte de dedicarse a lo que le dio la gana y de lo que le dio ganas fue de pintar los paisajes, sobre todo los de la costa. En sus cuadros figurativos elimina todo rastro del hombre moderno para recuperar el estado virginal de los paisajes antes de la llegada de los españoles. En sus ensimismamientos abstractos —que incluye esculturas y trabajos en relieve— fluye toda su admiración por el arte precolombino. “Uno vive y hace cosas. Otorgarse más que eso me parece falso”, dijo despreocupado en una entrevista del 2011 en la Galería de arte Amaranto. Pero después de 38 años de su primera exposición personal, es catalogado como uno de los pintores más serios, coherentes y profundos de la plástica peruana actual. Sigue leyendo “Ricardo Wiesse: “Saco al ser humano de mis paisajes porque no tengo atracción por lo grotesco””

Alfredo Márquez: memoria de una generación indomable

Después de entregar todas las energías a su exposición antológica, Alfredo Márquez se sienta en su taller para exprimir las últimas conclusiones de más de tres décadas de trabajo artístico.

ALFREDO MARQUEZ
Foto: Raúl García 

Alfredo Márquez dice estar “consumido”. Ha pasado un año dedicado a preparar la muestra retrospectiva que reunió 35 años de su trabajo artístico y, durante el mes y medio que duró la exposición en la galería Germán Krüger Espantoso del ICPNA de Miraflores, ha realizado aproximadamente noventa horas de visitas guiadas. Además, ha presentado Katatay y otros actos de colaboración, el primer libro que reúne gran parte de su obra y que tuvo que supervisar afiebrado desde la distancia. En efecto, hoy se pesó y descubrió que ha perdido siete kilos de peso.

También ha perdido su celular y la cinta con la que se amarraba el pelo desde hace una década. “No creo que sean actos fallidos”, dice agotado en su taller de Barranco, a donde ha llegado, caída ya la noche del viernes, después de cuatro días dedicado a desmontar todo lo planificado en este tiempo. “Hay algo que quiero dejar, olvidar, y no sé qué mierda es. Trabajar una antológica, que en este caso es una una memoria de lo que hice con muchos amigos, ha sido demasiado. Quiero descansar un poco de haber estado demasiado consciente”. Sigue leyendo “Alfredo Márquez: memoria de una generación indomable”

Joe Sacco: por qué un reportero de guerra debe volver a reír

Una entrevista con el dibujante más destacado del periodismo contemporáneo.

 

Hay Festival Arequipa 2016
Foto: Hans Rivadeneira / LaMula.pe

“El periodismo es un proceso con grietas e imperfecciones en el que se ve implicado un ser humano, no una fría ciencia llevada a cabo por un robot”, escribió Joe Sacco (Malta, 1960) en la introducción de Reportajes (2012).

En este libro, Sacco compiló sus reportajes ilustrados, crónicas gráficas -llámelos como desee- sobre las guerras en Palestina, Irak, Kushinagar, Chechenia, la migración africana y lo primeros procesos internacionales por crímenes de guerra que destaparon las guerras en Yugoslavia. Cada uno de ellos publicado en medios como Times Magazine, New York Times Magazine, The Guardian Weekend, Harper’s Magazine, Virginia Quartely Review, entre otros. Esta es una pequeña muestra de una obra gráfica que -después de un inicio dedicado a retratar el mundo del rock and roll– lleva hasta hoy casi 25 años y 13 libros, la mayoría de ellos dedicados a retratar los grandes conflictos humanos del siglo XX y XXI.  (Seguir leyendo en LaMula.pe)

[Video] Juan Javier Salazar: el intento final de un artista por entender al Perú

Como un homenaje al artista fallecido esta semana, publicamos la última intervención que hizo este año como parte de su proyecto Perú Express.

4f3b1245b400ee48cadf62a617688fa8

El artista visual Juan Javier Salazar, figura clave del arte contemporáneo nacional, falleció este martes a los 61 años.

Conocido por el carácter político, cotidiano y, a la vez, extraordinario de su obra, Salazar buscó mantenerse siempre a un lado del circuito artístico oficial. Sin embargo, esto no impidió que algunos de sus trabajos se incrustaran en el imaginario nacional. Su obra abarcó formatos tan diversos como acciones en el espacio público, la producción artesanal de objetos utilitarios, la fabricación de ready-mades con materiales precarios, entre otros. (Ver video…) 

 

Fito Espinosa: cómo un pintor naif alcanza su destino

A propósito de la retrospectiva que presenta por sus veinte años de trayectoria, el pintor repasa al detalle la transición que le hizo dejar atrás la oscuridad de sus inicios para convertirse en un referente de las emociones más sensibles.

DSC_7523
Foto: Oliver Lecca / LaMula.pe

Hace veinte años, Fito Espinosa, el hombre flaco de pelo blanco y lentes de marco grueso que se ha hecho conocido por hacer de su obra una apología a los sentimientos humanos más inocentes (la necesidad del amor, la esperanza de los sueños, la prioridad de lo invisible), expuso su primera muestra individual. Una coraza para el desierto no se caracterizó por personajes infantiles y coloridos de grandes ojos. Lo que había eran cuerpos y perfiles realistas en los que predominaban la oscuridad del azul y el rojo, expresiones apagadas y una sensación de pesadumbre. A pesar de eso, Espinosa está convencido de que hoy en día sigue hablando de lo mismo: nuestras necesidades y deseos más internos. (Seguir leyendo en LaMula.pe…)

La sanación de un músico sellado por los atormentados años ochenta

Santiago Pillado-Matheu, cantante y baterista de la banda ‘El Hombre Misterioso’, deja la música de lado para sumergirse en los registros sonoros de la época del conflicto armado interno en la instalación sonora ‘La Realidad Ausente’. ¿Se pueden sanar las heridas con sus sonidos?

88b237e9-f188-4d03-aca3-09497027743a
Foto: Raúl García / LaMula.pe

Más que las bandas, el detalle de los primeros álbumes de música que escuchó Santiago Pillado-Matheu es el sonido que tenían. A falta de un equipo con doble casetera para grabar las copias que le prestaban, ponía una radio frente a otra y esperaba que en casa todos hicieran silencio. A veces cubría ambos equipos con una caja de cartón para lograrlo. Al final, en esas grabaciones con The Clash por un lado y Ramones por el otro, por ejemplo, siempre se terminaba colando algún portazo, recuerda. «Más que la delicadeza exacta del sonido a mí me importa el registro del momento y del espacio en el que se realiza», dice ahora, décadas después, a los 42 años. Ese sonido casero, amateur y experimental obtenido de la necesidad parece pervivir en su instalación sonora La Realidad Ausente. (Seguir leyendo en LaMula.pe…)

Álvaro Portales: la intervención de la memoria

Un análisis del último conjunto de piezas publicadas por el artista en las que interviene el logo de conocidas marcas con el nombre de las masacres ocurridas durante la guerra interna.

Ejercicios de memoria, de Álvaro Portales
Ejercicios de memoria, de Álvaro Portales

¿Cómo ejercitar la memoria nacional? El artista peruano Álvaro Portales ha publicado ayer martes siete piezas que buscan deslizar una respuesta. Las ha llamado, justamente, Ejercicios de memoria y se trata de la intervención de los logos de distintas marcas en el que el nombre es reemplazado por las masacres ocurridas en el país durante la guerra interna.

El trabajo que Portales ha difundido esta vez nos recuerda cómo tras los deseos más inmediatos, materiales e individuales, queda rezagada una memoria histórica, ética y nacional. (Seguir leyendo en LaMula.pe…)

Alberto Montt: “mi infierno me provoca más placer que el cielo de los otros”

Publicado originalmente en lamula.pe

En su visita a Lima como invitado del 2do Festival de la palabra, el ilustrador chileno indaga en sus recuerdos para explicar por qué no cree en nadie.

Alberto Montt nació en Ecuador en 1972, pero es nacionalizado chileno, país con el que se siente más identificado. (Foto: Ana Cabrera / La Mula)
Alberto Montt nació en Ecuador en 1972, pero es nacionalizado chileno, país con el que se siente más identificado. (Foto: Ana Cabrera / La Mula)

Alberto Montt necesita un cargador para su celular. Sin Shazam y sus juegos Clash of clans, Dominiation y Angry birds, se siente incompleto. «Yo veo la batería de mi celular como esas persona que se quedan encerradas en un cuarto y tienen que tranquilizarse porque si no se les acaba el oxígeno», explica mientras se rinde. Montt tiene una facilidad innata para ilustrar cada idea. De ahí que su blog Dosis Diarias, donde sube una viñeta casi todos los días de lunes a viernes, se mantenga vigente después de nueve años. Con ese espacio, que nació para no tener que enviar por mail sus gráficas a los amigos, ha logrado ser una pieza fundamental del humor gráfico latinoamericano. Lo ha hecho a punta de burlarse de todo aquello que no soporta, desde Dios hasta Arjona, pero la mayoría de las veces, a la vez, resaltando las incongruencias de la vida y, en otras ocasiones, dibujando ocurrencias cotidianas.

Acaba de publicar su primera novela gráfica Achiote, que solo se consigue por internet, y a fin de año espera tener listo la versión gráfica del clásico El diccionario del diablo, del escritor norteamericano Ambrose Bierce. Ahora está en Lima para participar del 2do Festival de la Palabra. El celular se le va apagando y Montt se queda sin una de sus principales fuentes de inspiración. «Esos juegos me ayudan con las ideas. Toda actividad que me hace no pensar, me ayuda a pensar. Cuando estoy concentrado jugando xBox es cuando mejor resuelvo mis ideas», dice.

Sigue leyendo “Alberto Montt: “mi infierno me provoca más placer que el cielo de los otros””

Blog de WordPress.com.

Subir ↑