Blanca Varela, la excepción femenina

Publicado originalmente en MQT.PE

cbe74d9c-f3bb-4f0a-b96c-69ca1d47e47c

Se confesaba una mujer muy seductora, capaz de fijar la mirada en un hombre y tenerlo inmediatamente a su lado. Usaba un perfume muy raro de la marca francesa Guerlain y servía whisky a sus amigas poetas para hablar de hombres. Pero el carácter de mujer, para ella, se extendía a una particularidad en la mirada que iba más allá del brillo de sus propios ojos que contemplaba largo rato en el espejo. “La mujer se atreve a mirar los rincones, las manchas de las paredes, la suciedad, el dolor, pero de otra manera”, dijo alguna vez.

Puede que la poesía de Varela abordara el despojo, la pobreza, la maldad, el cuerpo, la muerte, la maternidad -o, en todo caso, como escribió el peruanista Roberto Paoli: estuviera adherida directamente a la conciencia, fuera de todo tema-. Pero con el lugar que pasó a ocupar en la historia de la poesía y la literatura peruana, trazó también un ideal de mujer. (Seguir leyendo en MQT)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: